Es no decirle al otro ‘te lo dije’ cuando pasa algo y, en vez de eso, abrazarlos y decir ‘estoy aquí para ti’.

Muchos tenemos visiones románticas de lo que es el matrimonio y bueno, realmente ES algo romántico. Estás prometiendo amar, cuidar y honrar a una persona por el resto de tu vida y eso, en general, significa por 20 o 40 años más. Es realmente un compromiso enorme.

Sin embargo, el matrimonio es mucho más que dormir al lado de alguien, sonreírles al despertar o tener intimidad cada noche. De hecho, aunque el matrimonio puede ser todas estas cosas, en el fondo es un compromiso que requiere que dejes de lado tu ego, que aceptes que no siempre tienes la razón, que no siempre puedes controlarlo todo y que de vez en cuando, alguien tiene que tomar el control y cuidar de ti.

El matrimonio es enojarte y sentir ira en proporciones inimaginables, pero quedarte callado porque sabes que si hablas dirás cosas que no sientes y que herirás a tu esposo o esposa. También son esas ocasiones en las que no logras contenerte, dices algo terrible y apenas las palabras salen de tu boca ruegas que puedan perdonarte.

El matrimonio es conocer a la perfección todo lo que le gusta al otro, incluso si a ti no y aceptar ser parte de sus actividades sólo porque los hace felices. El matrimonio es aprender que a veces es mejor callar en vez de seguir discutiendo y que al final del día no importa quien tiene la razón, sino la forma en la que siguen avanzando y sorteando obstáculos de forma exitosa. El matrimonio es arriesgarse y tener miedo, pero saber que en el fondo el amor siempre puede más. Es no decirle al otro ‘te lo dije’ cuando pasa algo y, en vez de eso, abrazarlos y decir ‘estoy aquí para ti’.

El matrimonio es darte cuenta que todo puede salir mal y que aún así, no escogerías a nadie más para pasar el peor día de tu vida.

El matrimonio es, por sobre todo, darte el permiso y la posibilidad de crear tu propia definición para este concepto. Ah, y también saber que al final del día siempre tendrás alguien que te rasque la espalda cuando no logres alcanzar con tus propias manos.

No Comments

Facebook

DALE CLICK EN LIKE (ME GUSTA)