REFLEXION

Todos los miércoles se han ido, los que hemos pasado juntos y los que prometiste quedarte. Me siento triste por lo que teníamos y lo que dejamos de sentir. Me siento triste por los momentos en los que yo no era lo que esperabas y me siento molesta por las cosas que no hice. Pero a pesar de todas las cosas que pasaron y las que no, esas cosas nos hicieron bien, nos hizo despertar y saber que no somos lo que queríamos, no somos lo que necesitamos, no éramos más que otro capítulo éramos una coincidencia, una coincidencia que me hizo darme cuenta de lo mucho que no quiero a alguien como tú en mi vida. Y no porque no valgas, sino porque no eres lo que he estado buscando, eres una de las mejores experiencias que he tenido, pero no la quiero repetir. Contigo aprendí a ser mejor, pero no gracias a ti, sino porque me doy cuenta de lo mucho que necesito de mí misma y lo poco que necesito de alguien más.

Tengo que darte las gracias por ser siempre tú, por no cambiar en absoluto y por no hacer nada por mí, porque eso me ayudó a ser consciente de lo que merezco, lo que quiero y lo que definitivamente no quiero.

Gracias a ti he aprendido a amarme cada día más y estar segura de que incluso algunas cosas fueron culpa mía, ahora sé que no debí haber cambiado nada de lo que realmente soy, no debí dejar de hacer cosas sólo para hacerte sentir mejor, porque mientras yo estaba tratando de hacerte feliz, nadie intentaba hacerme feliz a mí.

Gracias por ser tú, gracias por despertarme y gracias por cada vez que no estuviste allí cuando te necesitaba.

No Comments

Facebook

DALE CLICK EN LIKE (ME GUSTA)